• Diario Digital | Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
  • Actualizado 01:37

Un grupo de universitarios alhaurinos gana el concurso de emprendedores StayUP Málaga

El proyecto 'Take&Eat', un modelo de restaurante automático de comida rápida y española, vencedor de un programa al que se han presentado 40 jóvenes

Un grupo de universitarios alhaurinos gana el concurso de emprendedores StayUP Málaga

Un grupo de jóvenes universitarios de Alhaurín de la Torre han sido los ganadores de StayUP Málaga, un concurso dirigido a emprendedores y al que se han presentado 40 jóvenes de toda la provincia. De los cinco proyectos finalistas, un comité asesor ha seleccionado la idea de Juan Rodríguez, Ramón Rubio, Javier Melgar y Juan Francisco Toscano, bautizada como 'Take&Eat'. Se trata de un modelo de negocio de cómida rápida y española, que apuesta además por la innovación tecnológica y por un concepto que se va imponiendo cada vez más en el sector hostelero: el de los restaurantes automatizados.

StayUP Málaga es una iniciativa creada para fomentar el emprendimiento social y que llegó a Alhaurín de la Torre el pasado 8 de febrero, con un taller formativo de 8 horas. Se trataba de un proyecto impulsado por la Fundación Cibervoluntarios, con el apoyo de La Noria, el Centro de Innovación Social de la Diputación de Málaga y la Obra Social de La Caixa, y con la colaboración del Área de Juventud del Ayuntamiento alhaurino.

Nerja, Antequera y Rincón de la Victoria fueron otras localidades que acogieron los talleres dentro de este concurso. Finalmente, la idea del grupo de Alhaurín de la Torre ha sido la más valorada, debido también a su enfoque social en la venta de alimentos, según han comentado los propios ganadores: "Nuestra propuesta de valor reside en el tiempo que ahorran nuestros usuarios, ofreciéndoles una alternativa de comida sana, económica, a precios competitivos; además es un negocio de inclusión, destinamos una partida de los beneficios a financiar nuestras 'moneda solidaria', damos la oportunidad a las personas más desfavorecidas de elegir su comida".

No en vano, entre los aspectos más valorados se encontraban la sostenibilidad y si el proyecto era factible, ético, abierto y generaba impacto social. El premio que han recibido son 1.000 euros como ayuda para poder desarrollar su propuesta, que trata de aprovechar el auge actual de la comida 'take-away' en varios frentes. La idea, que se les ocurrió estando de Erasmus, pasa por compatibilizar comer fuera de casa con llevar una buena alimentación adaptada al ritmo actual. Su tecnología está basada en vitrinas expendedoras de tapas y platos recién hechos, para servir al instante. Ahora, trabajan para ponerlo en marcha precisamente en Alhaurín de la Torre.