• Diario Digital | Martes, 21 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 08:07

El Pinar pone en marcha el primer máster nacional para prevenir y evitar el fracaso escolar

Colegio El PInar
Colegio El PInar
El Pinar pone en marcha el primer máster nacional para prevenir y evitar el fracaso escolar

Neuroeducación, aprendizaje a través de la integración sensorial en el aula, lecciones adaptadas a la teoría de las inteligencias múltiples con didácticas de motricidad o dinámicas pedagógicas de motivación intrínseca. La institución docente de Alhaurín de la Torre se convierte en el primer centro de España en ofertar un postgrado para dotar a maestros de Infantil y Primaria de los recursos técnicos y metodológicos  que impidan ‘descuelgue’ de los alumnos en las etapas iniciales de su itinerario académico.

“Debemos ser capaces de detectar y diagnosticar las dificultades de aprendizaje en estadios tempranos e implementar acciones pedagógicas adecuadas y adaptadas a los estudiantes que lo requieran. Con las intervenciones que plantea el máster las cifras de fracaso escolar quedarían por debajo del 10% frente al 25% de media que actualmente presenta Andalucía”, asegura Curro de los Santos, formador, fisioterapeuta y profesor de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y coordinador del proyecto.

Trabajo con alumnos colegio El Pinar

Las teorías quedan bien sobre el papel, pero de nada sirven si no se llevan a la práctica. Esta es la filosofía con la que el Colegio El Pinar arranca este fin de semana el primer Máster nacional para prevenir y evitar los problemas que dificultan el avance de los menores en su itinerario académico. Bajo el título ‘Trastornos de Aprendizaje y Fracaso Escolar’, la institución docente de Alhaurín de la Torre pone en marcha un ambicioso programa formativo dirigido a maestros de Infantil y Primaria que busca dotar a estos profesionales de las herramientas, recursos y estrategias necesarias para garantizar una respuesta psicoeducativa adecuada a los distintos perfiles de estudiante, de manera que ningún alumno se quede descolgado en el camino hacía la consecución de los objetivos curriculares.

Neuroeducación, asociación entre conocimiento y emoción, aprendizaje integral a través de la observación y de la experiencia, trabajo lectivo adaptado a la teoría de las Inteligencias Múltiples, sistemas de integración sensorial en el aula, fomento del autoaprendizaje del alumnado y acciones pedagógicas que tomen en cuenta la motivación intrínseca del menor… Son algunas de las claves de este proyecto de postgrado de alto desempeño que, coordinado por el maestro, fisioterapeuta y profesor de la Universidad Rey Juan Carlos Curro de los Santos, contará con el concurso de especialistas y formadores de toda España que durante los dos próximos cursos pasarán por las instalaciones de El Pinar para trasladar sus experiencias a miembros del equipo de Infantil y Primaria del colegio, así como a otros profesionales del ámbito educativo, en una completa revisión de los modelos pedagógicos vigentes que busca un enfoque más integrador de la realidad del aula.

Docentes colegio El Pinar formación

“El docente debe replantearse cómo está haciendo las cosas en clase. A estas alturas resulta evidente que la misma lección no sirve para todos los alumnos y debemos ser nosotros quienes nos adaptemos a sus perfiles para evitar el fracaso. En este punto resulta fundamental formularse la pregunta de ‘para qué’ y en estos primeros módulos del Máster haremos mucho hincapié en esta cuestión; en replantearnos nuestra manera de trabajar y ver en qué podemos mejorar para lograr el avance de todos los estudiantes del grupo”, explica De los Santos, quien aseguró que lo primero que necesitamos saber para poder intervenir adecuadamente con los pequeños es “conocer las claves de nuestro cerebro en el proceso de aprendizaje”.

“Haciendo un juego de palabras, lo que necesitamos es ‘aprender cómo aprende la mente’. Debemos saber que en el asentamiento del conocimiento interviene la emoción, la motivación, la motricidad y otros muchos aspectos. Para un humano medio, es complicado quedarse quieto más de 30 minutos y este es un factor a tener muy en cuenta en las rutinas de clase; una circunstancia, que bien entendida, podemos usar a nuestro favor”, apunta el también director del ‘Centro Tándem’ de Madrid y experto en Integración Sensorial por la Universidad del Sur de California, además del I.S. Therapy West de Los Ángeles.

Colegio El Pinar clase en Bachillerato

El Máster se estructura en torno a 8 bloques temáticos a desarrollar durante los próximos dos años y que arrancan con un repaso basado en la práctica de los trastornos del aprendizaje –dificultades de escritura, lectura, aritmética, etc-, seguido de una rutina de trabajo para aprender a identificarlos en los primeros estadios de la infancia, así como a reconocer los factores de riesgo e indicadores precoces de futuras dificultades; “lo que nos da la ventaja de poder actuar antes y desarrollar las estrategias propuestas por los expertos para tratar estas situaciones”. La detección es sólo el primer paso. A partir de ahí los docentes irán conociendo las fórmulas que va marcando el programa de postgrado con propuestas concretas de innovación en el aula.

Estos son algunos de los ejemplos prácticos a los que se refiere el profesor De los Santos y en los que abundarán los especialistas en el apartado práctico: “Implementar descansos activos –de los 45 minutos de una clase convencional el niño aprovecha, con mucha suerte, veinte; y eso el que los aprovecha. Es un tema que debemos mirar y reconducir-. Vamos a poner en uso materiales pedagógicos multisensoriales porque el aprendizaje debe hacerse tangible –especialmente en Infantil-; a desarrollar autoinstrucciones para el alumnado; o lo que es lo mismo, generar un lenguaje interno que me permita valorar lo que estoy aprendiendo y si lo estoy asimilando; dinámicas de relajación que se sistematizarán en las clases, sesiones de mindfulness, fomento del diálogo activo con los estudiantes, así como decenas de acciones encaminadas a cambiar rutinas de aula”.

Estadísticas Ministerio. Colegio El Pinar“El reto es hacer las clases más ‘fáciles’, agradables y, por tanto, productivas. Esta idea significa transformarlo todo y por ello debemos tocar cada uno de los elementos que intervienen en el proceso de aprendizaje: Materiales, espacios, recursos, técnicas, tareas, rutinas, preparación de lecciones, organización del alumnado, comunicación, evaluación…”, continuó explicando De los Santos, quien no duda de que en un plazo “no superior a cinco años” y aplicando las estrategias, conocimientos y actuaciones que plantea el programa “podríamos dejar el fracaso escolar en porcentajes inferiores al 10%, una cifra significativa si tenemos en cuanta que en Andalucía los datos actuales apuntan a porcentajes superiores al 20%”.

Conviene recordar que el abandono escolar temprano, junto al porcentaje de jóvenes que no lograr completar la segunda etapa de la Educación Secundaria Obligatoria, son los principales problemas a los que se enfrenta en sistema educativo español; con especial gravedad en Andalucía, donde, según los últimos datos del Ministerio de Educación, casi uno de cada cuatro jóvenes -24% en el curso 2015/16- no llega a alcanzar este mínimo nivel de estudios. Estos datos nos sitúan a la cola de la Unión Europa en tasas de abandono educativo temprano; sin duda un grave problema formativo que luego se traslada al ámbito laboral.