• Diario Digital | Sábado, 15 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 01:13

RECLAMA MAYOR PROTAGONISMO Y MEDIOS PARA LOS AYUNTAMIENTOS

El alcalde hace una encendida defensa de la Constitución y de la concordia en su 40º aniversario

Solemne celebración del 6 de diciembre en Alhaurín de la Torre, en la que Villanova rechaza los últimos acontecimientos violentos en Andalucía por parte de grupos radicales y ensalza el papel de las entidades locales

Día de la Constitución, 6 de Diciembre. Foto: A. Doctor / El Ágora
Día de la Constitución, 6 de Diciembre. Foto: A. Doctor / El Ágora
El alcalde hace una encendida defensa de la Constitución y de la concordia en su 40º aniversario

El alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, ha realizado hoy, durante la celebración del Día de la Constitución en la plaza del Ayuntamiento, una encendida defensa de la Constitución y del espíritu de paz, concordia y convivencia que emana en sus valores fundamentales, justo cuando se cumplen 40 años del Referéndum de aprobación. El regidor recuerda que en 1978, con el respaldo al texto constitucional, la ciudadanía mostró su voluntad de abrir una nueva etapa y contar con vías para mostrar su opinión y de tomar parte en los destinos del país. Una de esas vías se abrió para hacerlos partícipes del devenir de sus espacios más próximos: los de sus municipios. El alcalde ha ensalzado el papel de las entidades locales a lo largo de estas décadas y reclama un mayor protagonismo para ellas, así como más medios y recursos, para poder afrontar con garantías los retos y competencias del futuro como administraciones más cercanas al vecino.

El regidor alhaurino ha pronunciado estas palabras en el tradicional acto de celebración del 6-D, donde se han dado cita la gran mayoría de concejales y concejalas de la Corporación Municipal, así como autoridades y representantes de Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil, Centro Penitenciario y jueza de paz, junto con miembros de asociaciones y colectivos y vecinos en general. En esta ocasión, la plaza del Ayuntamiento lucía réplicas de los carteles anunciadores del Referéndum de la Constitución y portadas de la Prensa malagueña al día siguiente de su celebración.

Como es costumbre, la ceremonia se ha iniciado con el izado de la bandera de España, al compás del himno nacional interpretado por la Banda Municipal de Música, que dirige el joven maestro Alfonso Ortega. Posteriormente, el regidor ha iniciado su alocución, en la que no han faltado referencias a los últimos acontecimientos sucedidos en varias ciudades andaluzas por parte de grupos de radicales, cuya actitud violenta ha rechazado Villanova con todas sus fuerzas.

El discurso del alcalde contiene importantes referencias al municipalismo y a las leyes que lo desarrollaron tras la aprobación de la Constitución, como la Ley de Bases de Régimen Local, así como la creación de la Federación Española de Municipios y Provincias, de ahí que haya centrado parte de su intervención en reclamar mayor poder y medios financieros para los entes locales, sin olvidar alabar el papel de la primera Corporación democrática de Alhaurín de la Torre salida de las urnas en 1979, y a  aquel entusiasta grupo de concejales.

Villanova ha reivindicado con determinación que hoy es un día de fiesta y celebración porque la Constitución cumple 40 años “con plena salud y plena vigencia, a pesar del ruido que algunos quieren hacer”. En este contexto, criticó a los que ponen en cuestión la Transición Española llamándola “El Régimen del 78”, argumentando que la Carta Magna pasó por las urnas y fue votada por el 88,7% del país. A muchos indocumentados a los que se les llena la boca con esa palabrería, hay que decirles que ni habían nacido ni lo habían vivido. Es faltar al respeto de los Padres de la Constitución, a aquellas personas que decidieron dejar a un lado sus grandes diferencias ideológicas y con grandes dosis de generosidad apostaron por un texto conciliador y avanzado que sirviera para mirar hacia adelante. Atacar al Rey, atacar a España, es atacar a la Constitución. Y muchas veces se hace de forma torticera. Es legítima la crítica, faltaría más... Lo que no es legítimo es saltarse las reglas de juego a capricho. Eso no”.

Por contra, ha recalcado que es nuestro deber “ensalzar la ejemplar responsabilidad y el sentido constructivo que demostraron los dirigentes políticos de la época hasta llegar a la Constitución de 1978, ya que lograron anteponer el sentido de Estado a las legítimas aspiraciones de sus partidos en pos de un texto que ha permitido convertir a España en una Democracia moderna. Conmemorar la Constitución de 1978 es celebrar el progreso de España, un progreso al que las Entidades Locales han contribuido de manera decidida desde la proximidad a los ciudadanos. Pero fundamentalmente, conmemorar la Constitución significa rendir homenaje a los españoles que, guiados por este texto, han optado con sabiduría por la Democracia y el Estado de Derecho”.

Para concluir el acto oficial, la Banda Municipal ha interpretado varias piezas clásicas en la plaza del Ayuntamiento.

Texto íntegro del discurso

“Hoy, 6 de diciembre de 2018 se cumplen 40 años de vigencia de la Constitución Española, la gran Carta Magna que trajo modernidad a España, libertades a sus ciudadanos y un marco normativo sólido a sus instituciones, la base sobre la que nuestro país ha construido un Estado Democrático y de Derecho, estable, y bajo cuyo manto hemos consolidado un modelo territorial en el que los Gobiernos Locales hablamos con voz propia.

En 1978, con su respaldo al texto constitucional, los ciudadanos manifestaron su voluntad de abrir una nueva etapa, de vivir bajo un sistema diferente, de contar con vías para mostrar su opinión y de tomar parte en los destinos del país. Una de esas vías se abrió para hacerlos partícipes del devenir de sus espacios más próximos: los de sus municipios.

Ni puedo ni quiero admitir esa moda nueva de llamar a la Transición “El Régimen del 78”, pues trajo una Constitución que pasó por las urnas y votó el 88,7% del país. A muchos indocumentados a los que se les llena la boca con esa palabrería, hay que decirles que ni habían nacido ni lo habían vivido. Es faltar al respeto de los Padres de la Constitución, a aquellas personas que decidieron dejar a un lado sus grandes diferencias ideológicas y con grandes dosis de generosidad apostaron por un texto conciliador y avanzado que sirviera para mirar hacia adelante.

Atacar al Rey, atacar a España, es atacar a la Constitución. Y muchas veces se hace de forma torticera. Es legítima la crítica, faltaría más... Lo que no es legítimo es saltarse las reglas de juego a capricho. Eso no.

Hoy es un día de celebración y de fiesta. La Constitución Española cumple 40 años y lo hace con plena salud y plena vigencia, a pesar del ruido que algunos quieren hacer.

El 155 es un artículo importante, solo empleado en caso extremo y ante la ceguera y egoísmo de unos políticos que prefieren la deriva secesionista. Pero tampoco es aceptable lo que proponen algunos nuevos partidos, sobre su aplicación permanente.

El artículo 137 de la Constitución Española, el primero de los que forman parte del Título VIII sobre la Organización Territorial del Estado, subraya que éste se “organiza territorial,mente en municipios, en provincias y en las Comunidades Autónomas que se constituyan. Todas esas entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses”.

El reconocimiento de los Gobiernos Locales, “municipios y provincias”, como parte de esa organización, en pie de igualdad con las Comunidades Autónomas, es el punto de partida de un derecho, el de la autonomía local, que la propia Constitución garantiza de manera expresa en el artículo 140, al decir que la Constitución “garantiza la autonomía de los municipios”, que “gozarán de personalidad jurídica plena”, y añadir que su gobierno y administración “corresponde a sus respectivos Ayuntamientos, integrados por los Alcaldes y los Concejales. Los Concejales serán elegidos por los vecinos del municipio mediante sufragio universal, igual, libre, directo y secreto, en la forma establecida por la ley. Los Alcaldes serán elegidos por los Concejales o por los vecinos. La ley regulará las condiciones en las que proceda el régimen de concejal abierto”.

De igual forma, el artículo 141 de la Constitución, Apartado 1, se refiere a la provincia como “entidad local con personalidad jurídica propia, determinada por la agrupación de municipios y división territorial para el cumplimiento de las actividades del Estado”. De manera similar, el Apartado 4 menciona los archipiélagos: “Las islas tendrán además su administración propia en forma de Cabildos o Consejos”. En definitiva, las entidades locales intermedias, Diputaciones Provinciales, Cabildos y Consejos Insulares, están obligadas a desempeñar un papel activo de la red municipalista.

Y finalmente, el artículo 142 se refiere a las Haciendas Locales y a la suficiencia financiera de los Entes Locales, que deberán disponer de los medios suficientes para el desempeño de las funciones que la ley atribuye, “y se nutrirán fundamentalmente de tributos propios y de la participación en los del Estado y de las Comunidades Autónomas”.

Fueron estos principios constitucionales y su desarrollo la base sobre la que se apoyó desde un principio la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local, la norma que dio forma definitiva a nuestros Gobiernos Locales. Al amparo de su Disposición Adicional Quinta, nació la Federación Española de Municipios y Provincias, la FEMP. Ésta es, así, fruto de la voluntad constitucional como lo son las entidades locales que voluntariamente se asocian a ella y a quienes representa.

Ahora, 40 años después de aquel 6 de diciembre de 1978, los Alcaldes queremos mostrar nuestro reconocimiento por el buen hacer de los Padres de la Constitución Española, por el consenso de quienes la hicieron posible y por el papel insustituible que el texto constitucional ha desempeñado en la consolidación de nuestro Estado. Llegado este momento y, más allá del balance, favorable y positivo, la FEMP propone como planteamiento de futuro dar más peso a la Carta Magna, enriquecerla y adaptarla a una estructura social e institucional que cuente con nuevos instrumentos, nuevas perspectivas y nuevas necesidades.

Modificar algunos aspectos de la Constitución es un ejercicio saludable y deseable, pero siempre con sentido común. Con sentido de Estado y altura de miras para el bien común de toda la ciudadanía española, no para aumentar las desigualdades de unos por culpa de los privilegios de otros o para terminar de romper el país en mil pedazos. Requiere del máximo consenso y, como mínimo, del mismo espíritu generoso de aquella maravillosa generación de políticos, que fueron capaces de sentarse en una misma mesa aunque abismos ideológicos los separaban.

Y ese enriquecimiento pasa por la incorporación a su texto básico de nuevos contenidos y por la modificación de algunos de los actuales. Los Gobiernos Locales han ganado fuerza y presencia en el escenario social, territorial y político de nuestro país y también han visto multiplicadas sus responsabilidades, Ahora, 40 años más tarde, aquel texto que nos reconoció y que nos reconoció autónomos, debe dar paso a las instituciones adultas en las que nos hemos convertido porque, por encima de todo, los Entes Locales, para nuestra Constitución, también son Estado.

La Constitución, el Constitucionalismo y la moderación son las mejores recetas en estos tiempos de reescribir la historia y retorcerla a gusto del consumidor.

Quiero condenar la actitud violenta de grupos reducidos de radicales que después de los últimos resultados de las elecciones libres y democráticas en Andalucía han provocado el desorden con violencia en las calles de varias ciudades. La violencia es injustificada siempre, no puedo aceptar que se cometan atentados contra bienes materiales de empresarios y autónomos, ciudadanos ni tampoco a las sedes de los partidos políticos democráticos. Estos hechos me preocupan mucho. No caigamos en ese camino de la intolerancia, de la falta de respeto hacia los demás. Quienes utilizan la violencia para intimidar a quien no piense como ellos, hacen un ataque a la Democracia. Y la Democracia, al final, es un patrimonio de todos. Que el ruido estridente de unos y de otros no nos tape el dulce sonido de la Democracia, la suave melodía de la Constitución.

Es nuestro deber ensalzar la ejemplar responsabilidad y el sentido constructivo que demostraron los dirigentes políticos de la época hasta llegar a la Constitución de 1978, ya que lograron anteponer el sentido de Estado a las legítimas aspiraciones de sus partidos en pos de un texto que ha permitido convertir a España en una Democracia moderna.

Conmemorar la Constitución de 1978 es celebrar el progreso de España, un progreso al que las Entidades Locales han contribuido de manera decidida desde la proximidad a los ciudadanos. Pero fundamentalmente, conmemorar la Constitución significa rendir homenaje a los españoles que, guiados por este texto, han optado con sabiduría por la Democracia y el Estado de Derecho.

Y, por último, apostar por el futuro, como hicieron los Constituyentes de 1978, es necesario. Pero también somos conscientes de que, para ello, hace falta un generoso espíritu de pacto y voluntad de concordia, como el que demostraron aquellos que alumbraron la Carta Magna hace ahora 40 años. Los cambios deben ser obra de todos y para todos y deben nacer del más amplio consenso. En el contexto actual, ese clima está ausente, por lo que creo que hasta que llegue ese momento, es preciso ensanchar la autonomía de los Gobiernos Locales, la reforma de la financiación local, así como otras vías de impacto local.

Aprovecho también para alabar el papel de la primera Corporación democrática de Alhaurín de la Torre salida de las urnas en 1979, y a  aquel entusiasta grupo de concejales, que comenzaron una difícil labor, pero llena de ilusión y afán de servicio público”.

Permítanme que termine este discurso felicitando efusivamente a nuestra Constitución por su 40 aniversario y a todos ustedes, por formar parte de ese momento. Gracias por su asistencia y feliz Día de la Constitución Española.

¡Viva la Constitución!

¡Viva España!

¡Viva Andalucía!

¡Viva Alhaurín de la Torre!

Muchas gracias”.