• Diario Digital | Jueves, 22 de Febrero de 2018
  • Actualizado 04:05

PARA EVITAR HUNDIMIENTOS Y PREVENIR INUNDACIONES

El Ayuntamiento adjudica la segunda fase de las obras del embovedado del Recinto Ferial

Los trabajos implicarán la prolongación en 200 metros lineales más del marco de hormigón armado en el arroyo Blanquillo para mejorar la resistencia de las infraestructuras y la capacidad de evacuación del agua de lluvia

Obras Arroyo Blanquillo
Obras Arroyo Blanquillo
El Ayuntamiento adjudica la segunda fase de las obras del embovedado del Recinto Ferial

El Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre ha adjudicado el contrato de obras para la ejecución de la segunda fase del nuevo embovedado del Arroyo Blanquillo, en el entorno del Recinto Ferial, lo que implicará una importante mejora de las infraestructuras subterráneas de pluviales en la zona y la multiplicación de su capacidad para la evacuación de las aguas pluviales. El proyecto redactado por los servicios técnicos municipales prolongará en concreto unos 200 metros lineales más la estructura del marco de hormigón armado que se instaló durante la primera fase entre el parque de El Algarrobal y el cruce con la calle María Zambrano.

Un total de siete empresas se presentaron al concurso convocado por el Consistorio. La adjudicación ha sido finalmente para la firma Ullastres, que se encargará de acometer la actuación, que seguirá la misma línea de la primera fase. Así, el embovedado de hormigón, que sustituirá al antiguo tubo de chapa galvanizada, muy dañado desde las fuertes lluvias de hace un año, se prolongará hasta la altura de la caseta municipal aproximadamente, lo que obligará a abrir una zanja de unos 40 metros de anchura, similar a la que se realizó en la fase anterior. La idea es terminar en el menor tiempo posible para que el Recinto Ferial esté en perfectas condiciones para la celebración de la próxima Feria de San Juan.

Se trata de un plan impulsado por el alcalde, Joaquín Villanova, para reforzar toda la red subterránea y evitar incidentes y hundimientos como el que sucedió en 2010, consecuencia de otro fuerte temporal. La Concejalía de Obras e Infraestructuras que dirige Gerardo Velasco ha redactado el proyecto y coordinará todo el proceso de ejecución. El nuevo embovedado cuenta con unas dimensiones de unos 3 metros de ancho y 2 de alto, lo que aumenta considerablemente su resistencia y capacidad hidráulica.

Una vez se complete la instalación del marco de hormigón, se procederá a la reposición de los servicios afectados y de la pavimentación, tanto de la parte de la calle María Zambrano como del propio Recinto Ferial, donde también se prevén algunas mejoras en su superficie. Hay que recordar que esta infraestructura de pluviales es una de las más importantes de Alhaurín de la Torre, al ser un punto donde convergen las aguas de varios arroyos.