• Diario Digital | Sábado, 16 de Diciembre de 2017
  • Actualizado 02:42

El Ayuntamiento construye un paseo peatonal y un mirador entre la travesía y la Venta Vázquez

Los trabajos que ejecuta la Concejalía de Obras e Infraestructuras se encuentran en su recta final, con el asfaltado de un antiguo tramo de carretera fuera de servicio que une la A-404 a la altura del restaurante y el acerado desde Pinos de Alhaurín

Recuperación paseo para peatones y bicicletas
Recuperación paseo para peatones y bicicletas
El Ayuntamiento construye un paseo peatonal y un mirador entre la travesía y la Venta Vázquez

El Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre está terminando las obras del nuevo paseo que servirá para conectar el acerado de la travesía urbana, a la altura de la urbanización de Pinos, con un tramo fuera de servicio de la antigua carretera A-366 que une a su vez con el popular restaurante de la Venta Vázquez, al pie de la A-404 (la carretera que lleva hasta Alhaurín el Grande). En concreto, ayer se realizó el asfaltado de este tramo, que forma parte del plan del alcalde, Joaquín Villanova, para crear nuevas zonas de disfrute peatonal y recreativo en todo el municipio y facilitar las comunicaciones a viandantes y ciclistas.

El proyecto, que supone una inversión de unos 40.000 euros, corre a cargo de la Concejalía de Obras e Infraestructuras que dirige Gerardo Velasco. El paseo tiene unos cien metros de longitud y viene a prolongar la acera de la travesía desde Pinos salvando la rotonda de la variante A-404, destinado a su uso peatonal con la posibilidad también de ser utilizado por ciclistas. De esta forma, el Ayuntamiento dotará de una alternativa segura a quienes que pasen por este punto, ya que se habían dado algunos casos de personas circulando por el arcén o la carretera, con el consiguiente peligro para la seguridad vial.

A la altura de la rotonda se ha construido el acerado, con una achura media de tres metros y que une con el tramo que ahora se ha asfaltado. El Ayuntamiento ha completado la actuación con la limpieza y adecuación de este vial, cerrado al tráfico para vehículos a motor, para su recuperación para uso recreativo, y que llega hasta la parcela donde se encuentra el restaurante. Además, se ha ejecutado un espacio-mirador junto a una curva de esta antigua carretera, desde el que se puede disfrutar de unas vistas privilegiadas hacia la Bahía de Málaga y parte del Valle del Guadalhorce.

La ejecución de este proyecto supone otra prolongación más del paseo de la travesía urbana, después de que en 2015 el Ayuntamiento  construyera un nuevo tramo de medio kilómetro de longitud entre su intersección con la avenida Miguel Lacha y la llamada Finca El Rocío.