• Diario Digital | Lunes, 20 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 14:41

ACTÚA CONTRA LAS LARVAS DE LA ORUGA PARA PREVENIR LA APARICIÓN DE ESTA PLAGA

Comienza el tratamiento contra la procesionaria en las zonas verdes de Alhaurín de la Torre

El Ayuntamiento, a través del Área de Sanidad, actuará en todos los parques, jardines y áreas arboladas del municipio

Comienza el tratamiento contra la procesionaria en las zonas verdes de Alhaurín de la Torre

El Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre ha iniciado la campaña anual contra la procesionaria, que afectará a todos los parques, zonas verdes, calles y equipamientos con pinares del municipio. Los trabajos consisten en la pulverización de un producto con una bacteria natural, sin riesgo para la salud y el medio ambiente, y que es fatal para las larvas de esta oruga.

Se trata de un tratamiento preventivo, con el objetivo de evitar la aparición en las calles y zonas verdes municipales de esta plaga, que suele ocasionar alergias, urticaria e irritaciones en algunas personas y animales por los largos pelos que cubren el cuerpo de las orugas. Para ello, el Área de Sanidad que dirige  Salvador Herrera ha diseñado un plan de fumigación que afectará a las áreas con pinares, los árboles donde ponen sus huevos las procesionarias en esta época, formando bolsas en sus ramas. Esta campaña, que ha comenzado esta semana en Pinos de Alhaurín, es muy importante para evitar la proliferación de este insecto que no solo puede producir alergias o irritaciones en las personas, también puede afectar y dañar los pinos, según ha explicado el propio concejal.

Una empresa especializada es la que se está encargando aplicar el tratamiento, pulverizando en los pinos un producto ecológico de acuerdo con las normativas y directivas comunitarias que establecen un uso sostenible de los plaguicidas y fitosanitarios. Hasta ahora, se ha actuado principalmente en la zona de Pinos de Alhaurín, y las tareas se extenderán en los próximos días al resto de barriadas y urbanizaciones de Alhaurín de la Torre.

Concretamente, se está utilizando una materia activa basada en una bacteria natural, la Bacillus Thuriengiennsis, que es fatal para las larvas de la procesionaria y que no conlleva ningún tipo de riesgo para la salud humana o para el medio ambiente. La bacteria se activa en el tracto digestivo del insecto y no tiene efectos perjudiciales para otras especies. De esta forma, se busca intervenir el su ciclo biológico, eliminando el insecto en su fase larvaria en otoño, sin que las orugas lleguen a formarse ni bajen de los árboles. El Área de Sanidad confía en que con esta campaña se minimice la presencia de la procesionaria en Alhaurín, aunque es posible que se lleve a cabo un segundo tratamiento de refuerzo en unos meses.