• Diario Digital | Lunes, 20 de Agosto de 2018
  • Actualizado 22:13

Entra en vigor la eliminación de la tasa por licitación de contratos mayores

Entra en vigor la eliminación de la tasa por licitación de contratos mayores

Hoy, 24 de enero, ha entrado oficialmente en vigor el acuerdo plenario adoptado unánimemente el pasado 17 de noviembre de 2017 por el que se modifica la Ordenanza Fiscal Reguladora de la Tasa por la Expedición y Tramitación de Documentos Administrativos en lo relativo a la supresión del artículo 7º, que redunda en la eliminación de la tasa por licitación de contratos mayores.

De esta forma, el Ayuntamiento ha atendido los requerimientos expresados desde hace tiempo por la Asociación Provincial de Constructores y Promotores de Málaga, que siempre abogó por su supresión.

A partir de hoy, día en que se publica en el Boletín Oficial de la Provincia, queda aprobada definitivamente la desaparición de dicho artículo, por lo que ninguna sociedad tendrá que abonar un solo euro por presentarse a los concursos públicos de contratos mayores que se liciten en Alhaurín de la Torre.

Esto supone que podrá concurrir un mayor número de empresas a cada licitación, lo cual supondrá un importante estímulo para el tejido industrial de la provincia, así como mayor transparencia e igualdad de oportunidades.

Desaparece, por tanto, la obligación de que cada licitador tuviera que abonar hasta un máximo de 3.000 euros por concurso, a razón de 18 euros por cada 18.000 euros o fracción del presupuesto de licitación.

El Ayuntamiento, de tal forma, dejará de percibir una media de 40.000 euros al año, que es lo que venía ingresando por este concepto, sin merma alguna para su capacidad y suficiencia financiera.

El concejal de Hacienda y primer teniente de alcalde, Manuel López, felicita a la Asociación de Constructores y Promotores por haber logrado materializar su reivindicación y recuerda que en los últimos años, el Consistorio ha sido capaz de abordar rebajas importantes en la carga tributaria de la ciudadanía, tras congelar y/o aminorar la mayor parte de tasas e impuestos, pero manteniendo la prestación de todos los servicios públicos, gracias a una sensata y responsable política de ahorro y control estricto del gasto público.