• Diario Digital | Jueves, 18 de Octubre de 2018
  • Actualizado 09:19

Villanova: “La Junta de Andalucía ya no sabe qué inventar para frenar la Ciudad Aeroportuaria”

El alcalde critica el “alarmante desconocimiento” del consejero de Medio Ambiente y recuerda que el Ayuntamiento lleva 17 años esperando que la Junta cumpla el convenio para obras de suministro de agua

Archivo
Archivo
Villanova: “La Junta de Andalucía ya no sabe qué inventar para frenar la Ciudad Aeroportuaria”

A raíz de las declaraciones del consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, José Fiscal, en la Comisión de Medio Ambiente en relación con el proyecto de la Ciudad Aeroportuaria de Alhaurín de la Torre, el alcalde, Joaquín Villanova, desea comunicar lo siguiente:

1.- Es tremendamente preocupante que el máximo responsable de las políticas medioambientales y de ordenación territorial de Andalucía demuestre tan alarmante desconocimiento en este asunto, que solo se explica o bien por su falta de información o bien por el enésimo intento del PSOE por confundir a la ciudadanía y poner más y más trabas a un proyecto que sería muy beneficioso no solo para Alhaurín de la Torre, sino para toda Málaga y la comunidad autónoma.

2.- No es entendible que el consejero hable ahora de “falta de disponibilidad de recursos hídricos”, en tanto que la Ciudad Aeroportuaria se adapta perfectamente al terreno reservado por la propia Junta de Andalucía en su Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Málaga (POTAUM), una figura con rango de ley aprobada por el Ejecutivo andaluz (por decreto el 21/07/09) y que pasó los correspondientes informes y trámtes medioambientales. ¿Cómo es que en ese plan no se puso de manifiesto dicha carencia?

3.- La disponibilidad de agua estaría más que garantizada si la Junta de Andalucía cumpliera con sus obligaciones. El 29 de enero de 2001 el Ayuntamiento firmó un convenio marco de cooperación con la entonces Consejería de Obras Públicas y Transporte para la ejecución de obras de abastecimiento, saneamiento y encauzamiento urbano, que incluía invertir 1,8 millones de euros en obras de suministro de agua desde nuevas fuentes de abastecimiento, además de 720.000 euros para un nuevo colector desde Santa Amalia a Zapata. Lamentablemente en Alhaurín de la Torre estamos más que acostumbrados a que la Junta incumpla con sus compromisos, y este es otro más, pese a los reiterados recordatorios de este Ayuntamiento, el último de ellos en un escrito dirigido a la directora general de Infraestructuras y Explotación del Agua en abril de este mismo año (se adjunta copia).

4.- Voy más allá: habría agua de sobra para abastecer a la Ciudad Aeroportuaria si la Junta simplemente cumpliera con su obligación de mantener en buen estado la red de sistemas de regadío de Alhaurín de la Torre y de toda la comarca del Guadalhorce, cuyas fugas y deficiencias hace que se pierdan más de 10 hectómetros cúbicos al año, para desesperación de nuestros regantes. La desfachatez de los responsables autonómicos en este asunto llega al punto de exigirle a los agricultores que asuman de su bolsillo el coste de la sustitución de los canales a cielo abierto por tuberías.

5.- La Junta de Andalucía es la responsable de garantizar el abastecimiento de agua a la población, y más en una provincia, la de Málaga, en la que una mayoría de municipios se suministran de pantanos o de fuentes de otros términos municipales. ¿Cómo vamos a hacer culpable de ello a los ayuntamientos? De la misma forma que Europa ha sacado los colores a la Junta por la falta de depuradoras, le va a suceder por la falta de infraestructuras hídricas. Es una vergüenza que el consejero de Medio Ambiente se agarre a los incumplimientos y a la inacción de la propia administración que él dirige para bloquear este proyecto y, encima, responsabilice de ello al Ayuntamiento.

6.- Tampoco se sostiene de ninguna manera que este señor hable de falta de suministro de energía. Hay que recordar que la Ciudad Aeorportuaria reserva suelo más que suficiente para el emplazamiento de estas instalaciones suministradoras y que, no muy lejos de aquí, existe una Central de Ciclo Combinado (Campanillas) que funciona a un ritmo muy por debajo de su capacidad de rendimiento. En cualquier caso, como el consejero debe saber el suministro eléctrico en España corresponde a firmas privadas, y estamos seguros de que todas las compañías del sector “se darían de tortas” para dar servicio a las empresas que se instalarían en la Ciudad Aeroportuaria.

7.- La Junta de Andalucía ya no sabe qué inventar para frenar este proyecto. Cada vez salen con una excusa distinta: primero las aves (un argumento que se les cayó con los informes y justificaciones del propio Aeropuerto de Málaga, que impide la proliferación de estos animales para la seguridad de las aeronaves), después fueron los informes de inundabilidad (con unos cálculos claramente sobredimensionados y que contradecían el propio POTAUM de la Junta y que este Ayuntamiento recurrió al Tribunal Supremo) y ahora nos salen con esto nuevo. La realidad es mucho más sencilla: a la Junta no le interesa que Málaga tenga una gran Ciudad Aeroportuaria que de servicio al principal Aeropuerto del sur de Europa. Y todos nos tendremos que preguntar por qué.

8.- Los grandes aeropuertos españoles, Madrid-Barajas, Barcelona-El Prat y Málaga, mantiene una senda de crecimiento al alza. En los dos primeros, el propio Ministerio de Fomento ha estudiado y proyectado sus propias ciudades aeroportuarias. Aquí, pese a que el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre fue la primera administración en planificar algo semejante, estamos a la cola por culpa de la burocracia y la tremenda falta de voluntad política del Gobierno socialista de Andalucía.

9.- Por último, quisiera lamentar las mentiras y la profunda incoherencia del PSOE de Alhaurín de la Torre que, como hace siempre, vuelve a recurrir a la agresividad y al ataque personal para justificar el injustificable bloqueo de su partido a un proyecto que ellos mismos llevaban en su programa electoral. Sí le recuerdo a la señora portavoz Micaela García que ella y su secretario de Relaciones Institucionales, Francisco Conejo, en una visita a Alhaurín de la Torre en 2014, hicieron suyos los cálculos de creación de empleo e inversión de la Ciudad Aeroportuaria que ahora critica. Ahora, la sra. García, para no enfadar a sus jefes, habla de cálculos sobredimensionados. Esas incongruencias solo se comprenden desde el punto de vista del sectarismo, del electoralismo barato y de anteponer siempre el interés de un partido político al de tus vecinos.