• Diario Digital | Sábado, 18 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 01:35

"POR SU INCAPACIDAD MANIFIESTA EN LA GESTIÓN DE SU ÁREA DE GOBIERNO"

IU pide la dimisión del concejal de Seguridad y Movilidad, Sr. Herrera, o su destitución

Javier Caravias y Tania Sánchez, IU
Javier Caravias y Tania Sánchez, IU
IU pide la dimisión del concejal de Seguridad y Movilidad, Sr. Herrera, o su destitución

Izquierda Unida pide la dimisión del concejal responsable del área de Seguridad Ciudadana y Movilidad de Alhaurín de la Torre, Salvador Herrera, o en caso de que no quisiera presentarla, que sea el propio alcalde, Sr. Villanova, el que lo destituya o al menos lo cambie de área de gobierno, por su demostrada incapacidad para saber gestionar asuntos esenciales.  Uno de esos asuntos cruciales es el de tratar de tener una relación mínimamente cordial y respetuosa con la casi totalidad de la plantilla de la Policía Local, a los que falta al respeto profesional, los menosprecia continuamente, falseando la realidad incluso en los plenos municipales, utilizando bochornosamente el “miente, que algo queda”, con el fin de tratar de desprestigiar su magnífico trabajo, en vez de proporcionarles los medios materiales y humanos necesarios para desempeñar su trabajo, y en unas condiciones laborales acordes a su desempeño y esfuerzo. Todo ello aderezado de una actitud chulesca y un trato impropio de un cargo público de responsabilidad, con unos ademanes dictatoriales que recuerdan a otros tiempos pasados.

Y qué decir de la pésima gestión del tráfico, con continuos e ilógicos cambios en nuestro municipio, sin contar para nada con la opinión vecinal, en especial en el casco urbano. Sirvan unos pocos ejemplos muy significativos para ilustrar su horrorosa gestión: El llenar de bolardos la travesía principal de Alhaurín de la Torre y otras calles aledañas es una irresponsabilidad manifiesta, advertida ya en muchas ocasiones por la propia Policía Local y, lo que es más grave, por los servicios de emergencia como Bomberos o ambulancias. Las polémicas y desastrosas obras de la Avda. Isaac Peral, en las que ha alejado al alumnado del transporte escolar, y en especial a los que tienen discapacidad motórica, varios cientos de metros de su parada de autobús anterior a la reforma, para poner una zona de aparcamientos comerciales. La restricción a un único sentido en la mayor parte de la Avda, Juan Carlos I, sin ampararse a nadie, con su prepotencia habitual, y con decisiones tan arbitrarias como cuando puso una señal de prohibición de girar hacia la derecha al salir desde la Calle Jose Mª Pemán hacia la Avda. Juan Carlos I, decisión que al final tuvo que rectificar, por ser absurda e incoherente, y por la que multitud de vecinos tuvieron que pagar unas injustas multas de tráfico. También destaca su desafortunada y chapucera decisión política de convertir en zona azul gran parte de las calles del centro, y además sin los recursos materiales ni personales para realizarlo de una forma seria y fiable.

La gota que ha colmado el vaso de su incapacidad manifiesta ha sido la última polémica suscitada por la asignación de un puesto policial a una persona que no tiene la condición de Policía o Agente de la Autoridad, hecho este que ya había ocurrido anteriormente en varias ocasiones, pero que el Sindicato Profesional de la Policía Local de Alhaurín de la Torre, (que engloba a casi toda la plantilla de los y las agentes del orden municipales), harto ya de incumplimientos por parte del concejal Herrera, hizo público la semana pasada. Ésta es la postura clara y rotunda de IU al respecto:

En la Comisión Informativa de Asuntos Generales celebrada el martes de la semana pasada, (justo dos días después de suceder ese lamentable hecho), a nuestra pregunta de qué es lo que había sucedido en la base o central de la Comisaría Local de la Policía, haciéndonos eco de la nota pública por el sindicato mayoritario de la Policía Local,  alegó el Sr. Herrera, concejal responsable entre otros departamentos del de la Policía Local, que no hay una norma o ley que le impida hacer eso. Lo primero que hay que contestarle es que tampoco hay una norma que se lo permita, pero sí lo impide, además del sentido común, lo siguiente:

  • Lo impide el propio organigrama de la Policía Local de este ayuntamiento, ya que dentro de la estructura de la Policía Local no se incluye a personas que no tengan dicha condición. De igual modo, la Policía Local es un cuerpo jerarquizado. Esto quiere decir que las órdenes o indicaciones sólo pueden ser dadas por un superior jerárquico. Un funcionario que no sea policía local no puede ordenar o mandar un servicio a una patrulla policial. Es más, los policías que estaban de patrulla podrían haberse negado en rotundo a acudir a los requerimientos por no cumplirse el conducto reglamentario, cosa que no hicieron por su profesionalidad y para que no se quedara el servicio sin cumplir. Pero insistimos, las órdenes a policías sólo pueden venir dadas por agentes policiales de igual o superior jerarquía.

  • Lo impide la propia RPT de la persona que realizó dichas funciones, (a la que le tenemos el mayor de los respetos personal y profesional), puesto que entre sus tareas no se incluye la de ocupar el puesto de Sala o de Base de la Policía, sino que sólo figura en su catalogación la de “agente notificador y supervisor medioambiental”. Este hecho por sí mismo ya sería denunciable.

  • Lo impide la propia Ley Orgánica de Protección de Datos. Desde el mismo momento en que esta persona tiene conocimiento de ciertos datos que gozan de confidencialidad, dichos datos no tienen carácter administrativo, sino policial, y su tratamiento está protegido por dicha Ley Orgánica. ¿Qué hubiese ocurrido si una mujer quiere denunciar que ha sido maltratada por su pareja? ¿O si hubiese sido necesario verificar una requisitoria? Este funcionario habría tenido que preguntar al llamante o requirente sobre la naturaleza de la llamada, al no poder tener conocimiento de ciertos temas. ¿Y si se hubiese personado un ciudadano para presentar una denuncia? Tampoco hubiese podido recepcionarla. ¿Qué le hubiese dicho, que al no ser Policía no se la podía tomar? TODO UN ESPERPENTO, ¿NO CREEN?

  • En ninguna de las Jefaturas de Policías de municipios como el nuestro se ha dado nunca una situación parecida. Todas son atendidas por policías. En los municipios pequeños, las llamadas son desviadas a un teléfono móvil que va en el coche patrulla y nadie ocupa el puesto de Base o Sala por no tener personal. Así se hacía aquí hasta el año 2008. Incluso ha habido sanciones por la Agencia de Protección de Datos a algún Ayto. por una actuación parecida a la nuestra.

  • Habla el concejal de que muchos servicios de emergencias están externalizados. Es cierto. Pero como bien dice son servicios de emergencias, no dependencias de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Obvia el Sr. Herrera que los servicios de emergencias como el 112, por ejemplo, están atendidos por personal cualificado (no es el caso de un agente notificador), que ha superado una formación e incluso un proceso selectivo. Dichos servicios ofrecen una atención multidisciplinar, por lo que hasta recepcionar la llamada ignoran el tipo de asistencia que demanda el ciudadano. ¿Cómo va a haber un policía atendiendo dicho servicio si a lo mejor la llamada requiere una asistencia sanitaria por un infarto o la caída de una persona, o el servicio de bomberos por un incendio? Estos servicios ofrecen asistencia médica, policial, contraincendios, psicológica e incluso albergues en algunas ciudades. Su personal es sumamente cualificado.

  • Si tan seguro está el citado concejal de la legalidad de su “chulesca” decisión, ¿puede asegurar que en la hoja de servicio de ese día figuraba dicho agente notificador en el puesto de Sala o Base, o por el contrario figuraba el carné profesional de un Policía que no se encontraba de servicio? Este hecho sería sumamente grave.

Por todo lo expuesto, no podemos por más que insistir en la necesidad de apartar al Sr. Herrera de sus funciones como concejal responsable de esta área tan importante de nuestro ayuntamiento, bien sea a través de su propia dimisión, reconociendo su incapacidad para administrar un grupo humano tan crucial como es el de la Policía local de nuestro municipio y por no saber gestionar adecuadamente un tema tan sensible como el de tráfico, o bien que sea el alcalde Villanova quien tome la decisión de destituirle  o de cambiarle de área de gobierno. Hace pocos meses que ha hecho cambios entre varios concejales de su equipo de gobierno por razones seguro mucho menos graves e importantes que las aquí relatadas. Si el alcalde del PP no le obliga a dimitir o no le destituye, estará demostrando ser absolutamente cómplice de cuantos desmanes ha hecho y seguirá realizando el Sr. Herrera.