• Diario Digital | Lunes, 23 de Abril de 2018
  • Actualizado 09:22

LOS PLATOS FUERTES HAN SIDO LA PROCESIÓN DEL SÁBADO Y LA PAELLA POPULAR DEL DOMINGO

Viñagrande celebra las fiestas en honor a San Francisco de Paula

La barriada de Viñagrande ha celebrado este fin de semana, con gran brillantez, las fiestas en honor de su Patrón [Álbum]

Foto: A. Doctor / El Ágora
Foto: A. Doctor / El Ágora
Viñagrande celebra las fiestas en honor a San Francisco de Paula

Tras la ofrenda floral al santo, que tuvo lugar en la Ermita del Alamillo el pasado viernes, el sábado fue el turno de la misa y salida procesional por las calles del barrio, en un humilde recorrido, que contó con numerosos asistentes y devotos de la barriada. Presidía la comitiva el alcalde, Joaquín Villanova, y la presidenta de la asociación vecinal, María Jesús Morales, junto a una nutrida representación de la Corporación Municipal y de las cofradías y entidades sociales, culturales y religiosas.

El toque de honor lo dio Alonso Aguilar, vecino del lugar y a quienes todos desearon una pronta recuperación.

Durante el recorrido hubo otros dos momentos especialmente emotivos, como la entrega de un ramo de flores, que depositó junto a la imagen, y cuando el cortejo pasó junto al parque de bomberos del Consorcio Provincial, cuyos agentes de guardia hicieron sonar las sirenas de los vehículos, mientras los portadores y portadoras subían el trono a pulso.

Durante el encierro de la imagen de San Francisco de Paula se realizó una gran petalada. Como es habitual, a la procesión asistió la Banda Municipal de Música.

Ya el domingo, el broche final de las fiestas fue la degustación de una sabrosa paella para más de 150 personas, en lo que fue una jornada de de convivencia y camaradería.

Esta festividad en torno a su patrón, San Francisco de Paula, ya cumple quince años y ocho a manos de Jesús Morales, la presidenta de la asociación, muy satisfecha por la recompensa que tienen tantos meses de trabajo. Y es que las celebraciones en torno al Patrón de Viñagarnde cada vez cuenta con más visitantes de todos los rincones del municipio y de otros lugares de la provincia.

El alcalde junto al edil de fiestas, Pablo Montesinos, fue el encargado de repartir las más de 150 raciones de paella. Villanova dio las gracias por todo el esfuerzo mostrado por los vecinos de Viñagrande.

Montesinos, por su parte, recalcó el éxito cosechado en un fin de semana de fiesta y de convivencia en este barrio que abre sus puertas y hace partícipe a todo el pueblo. Además, recordó que bajo la intensa lluvia, su patrón hizo honor a su tradición en la ofrenda floral del pasado viernes, ya que en sus orígenes se le pedía a San Francisco de Paula que hiciera que lloviera en época de sequía. Tampoco olvidó mencionar que Viiñagrande marca el inicio de un calendario lleno de festividades para todas las barriadas del municipio.

Cofradías, asociaciones de vecinos y otros colectivos acudieron al almuerzo para mostrar su apoyo en beneficio del tejido asociativo del municipio.

Por su parte, la Asociación Juvenil Eo Eo aportó su granito de arena con muchos talleres de animación, gymkhanas, pintacaras y globoflexia pero su colaboración no acaba aquí. Durante el resto del año, da clases de apoyo en Viñagrande para ayudarles en todo lo que necesitan. Su objetivo, una vez más, es ofrecer a las nuevas generaciones alternativas de ocio saludables.

Las sorpresas tampoco faltaron. Antes de terminar la jornada de convivencia, la Asociación Viñagrande hizo entrega de un reconocimiento al alcalde, Joaquín Villanova, y al edil de fiestas, Pablo Montesinos, por el apoyo que cada año presta el Ayuntamiento a sus fiestas; a Eo, Eo, por su colaboración durante todo el año; a Juan J. Flores, por su ayuda continua y por donar tres óleos para recaudar fondos; y a Torrevision, por la difusión de todo lo que organiza la asociación.

Pero Jesús Morales y una socia de Viñagrande, Mariví Rico, tampoco se han ido con las manos vacías porque han visto reconocida su labor por parte del resto de la asociación mediante la entrega de un reconocimiento.

En la rifa del óleo pintado por Juan Flores, la Hermandad de los Verdes fue la afortunada. Además, se subastó un cuadro para recaudar fondos y lo adquirió a nivel particular José Luis Schlereth, presidente de la Asociación AMFAT.

Ahora solo queda preparar a partir de mañana la próxima edición para que está tradición siga creciendo cada año.