• Diario Digital | Martes, 18 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 19:06

El Barrio Viejo celebra con fervor y alegría las fiestas en honor a la Virgen del Carmen

El sábado se eligió a la Reina y las Damas de Honor durante la verbena en la plaza Pepe de Agustín, mientras que ayer culminó el programa de actos con la solemne procesión de la Patrona. [Álbum]

Foto: A. Doctor / El Ágora
Foto: A. Doctor / El Ágora
El Barrio Viejo celebra con fervor y alegría las fiestas en honor a la Virgen del Carmen

Estos días se han celebrado las fiestas del Barrio Viejo en honor a su Patrona, la Virgen del Carmen con un variado programa de actos que culminó anoche con la solemne y multitudinaria procesión por las calles del centro histórico. La primera de las veladas, organizadas por la Asociación de Vecinos de la zona con la colaboración del Área de Fiestas del Ayuntamiento, consistió en la elección de la Reina y Damas de Honor, y la celebración de la verbena en la plaza Pepe de Agustín. Con una plaza abarrotada y en medio de un ambiente festivo, se dieron a conocer los nombres de las ganadoras de esta edición.

El alcalde Joaquín Villanova y el concejal de Fiestas, Pablo Montesinos, fueron los encargados de entregar las bandas a las seleccionadas. La elegida como reina mayor fue María Perea, quien se mostró sorprendida porque no se esperaba este nombramiento. Perea estuvo acompañada por María Roca como primera dama y por Ana María Fernández como segunda dama, que completaron la terna. En cuanto a la categoría juvenil, Ana María García se hizo con la corona, mientras que Virginia Serrano y Ainara García cerraron la comitiva.

El regidor afirmó que el Barrio Viejo es una barriada que siempre colabora con el Ayuntamiento, y es un lugar donde los vecinos están unidos, lo cual queda demostrado en el buen ambiente que imperó en las fiestas.

Por otro lado, no solo fueron obsequiadas las reinas y damas, sino también la presidenta de la Asociación de Vecinos del Barrio Viejo, María Teresa Santana, y Pablo Montesinos. Otro de los momentos más destacados fue la realización de un sorteo con un cuadro realizado por Juan Jesús Flores como reclamo. La verbena estuvo amenizada por diferentes grupos de baile y por la orquesta Punto y Aparte, quienes combinaron las canciones más tradicionales con las últimas novedades del panorama musical. En definitiva, consiguieron hacer partícipes al público y extendieron el ambiente festivo hasta la madrugada.

Las fiestas del Barrio Viejo continuaron el domingo, con la ofrenda a la Virgen en la iglesia, amenizada con la actuación de los coros Alegría y Jabalcuza, mientras que ayer, 16 de julio, como marca la tradición, los vecinos de Barrio Viejo recorrieron las calles del centro acompañando a la procesión la Virgen del Carmen, en lo que supuso el broche de oro al programa de fiestas de los últimos días.

El recorrido procesional comenzó justo al caer la noche, tras la misa en su honor que dio comienzo a las ocho y media con la presencia del Coro de La Alegría. Arropada con la música de la Banda Municipal de Música y el fervor de centenares de vecinos, la Virgen salió a hombros de hombres y mujeres ataviados para la ocasión con el tradicional traje de marengo compuesto de camisa blanca, pantalón negro remangado y cinta roja en la cintura.

Y tras su salida, fue recibida por la Salve Marinera y aplausos. En calle Eduardo Ocón le esperaba otro emotivo momento a cargo del Coro de Raíces y Horizonte y un altar en su honor con una bonita petalada. El coro Jabalcuza también deleitó a todos los presentes con su música.

La Virgen del Carmen recorrió las callejuelas del casco antiguo bajo el aroma de macetas de geranios y gitanillas, una propuesta vecinal que el Ayuntamiento ha cumplimentado, tras ser planteada en los consejos sectoriales para embellecer más si cabe esta procesión.

Como explicó el alcalde, el objetivo es seguir mejorando el Barrio Viejo tanto estética como urbanísticamente. Además, Villanova, recalcó la alta participación durante todos los días de fiesta con más de veinte colectivos en la ofrenda floral y con numerosos vecinos que no faltaron a la verbena. Asimismo, el regidor ha explicado que este año la comitiva ha estrenado nuevos bastones para la procesión. El edil de fiestas, Pablo Montesinos, por su parte, recordó que a pesar de no ser un pueblo marinero, Alhaurín siente un fervor especial por la Virgen del Carmen que este año ha contado en la primera de sus dos procesiones (la semana que viene recorrerá Torrealquería) con más participación que en años anteriores.

En cuanto al balance de las fiestas del Barrio Viejo que comenzaron el pasado viernes es más que positivo. Montesinos, además, ha aprovechado para agradecer el papel que juegan en el municipio los colectivos y asociaciones porque “esto es el resultado de un trabajo conjunto que sin ellos no sería posible”. El paso procesional continúo en una noche muy agradable. En calle Santa Teresa de Jesús, de nuevo, una lluvia de pétalos mostraba el cariño de los alhaurinos. Y sin duda, otro momento memorable fue el encierro donde la Salve Marinera acompañó a la Virgen del Carmen de regreso a su templo entre vítores y aplausos.