• Diario Digital | Domingo, 24 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 23:16

11 de septiembre de 1714 la culpa del PP

11 de septiembre de 1714 la culpa del PP

Hablamos de un hecho ocurrido hace 300 años, algunos ni estábamos allí, en cualquier libro de historia se pueden consultar estos datos, salvo en los que dicen que Leonardo da Vinci que es de Vic, o Santa Teresa de Ávila es de  Badalona o Miguel de Cervantes es de Barcelona y que Caín era madrileño y Abel de Manresa.

El 11 de septiembre incluyendo los años bisiestos se celebra la rendición de Barcelona a las tropas borbónicas. Ese fue uno de los hechos de la Guerra de Sucesión Española, repito para que no queden duda Sucesión, la guerra no fue de Secesión como cree Pablo Iglesias, Puigdemont o Más. ¿Alguien cree que a  cualquiera de estos que quieren la secesión les preocupa lo más mínimo la totalidad de los catalanes? Pues yo estoy convencido que todavía no han pensado en los ciudadanos de a pie. La guerra de Sucesión afectó prácticamente a toda Europa no se focalizó en Barcelona como algunos creen.

Felipe V reinó sin oposición interna tras ser coronado, vivió en Barcelona durante seis meses, otorgó nuevos privilegios a los que ya tenían a las instituciones catalanas, los más amplios de los últimos 100 años. Antonio Peguera y Domènec Parera en representación de la Diputación de Barcelona, rompieron los pactos institucionales firmados y declararon la guerra. Tomaron partido y pactaron con Inglaterra declarando la guerra a Felipe D´Anjou dejando entrar a las tropas extranjeras en Cataluña, ya que habían roto los acuerdos constitucionales. La feliz idea era que, Carlos III de Austria se convirtiera en el rey de todos los territorios que entonces formaba España.

La rebelión fue tan espontanea como la actual. La realidad de la rebelión era por los intereses políticos de la clase dirigente barcelonesa –como ahora- querían potenciar su tráfico comercial con América. Sus privilegios forales no peligraban ya que el Borbón en ningún momento los discutió. Los partidarios de Carlos de Habsburgo en Cataluña defendían la unidad de España, estos estaban muy mosqueados por la influencia francesa hasta el punto que las tropas que defendían Barcelona al mando del general Antonio de Villarroel en su última arenga les transmitió “estáis luchando por nosotros y por toda la nación española” ¿este era el secesionista?

No me voy a entretener en mencionar el Decreto de Nueva Planta. Continuo con la guerra de Sucesión que no de Secesión. El final de la guerra puso fin a varios siglos de penurias en Cataluña y el renacimiento de una nueva economía, la población aumentó de forma significativa, la agricultura y la industria sentaron las bases de lo que ha sido hasta hace muy poco tiempo, todo amparado por el proteccionismo de la Corona en ese siglo y por el proteccionismo que la amparó en muchas décadas del siglo XX.

Y como último apunte hablo del “héroe” Rafael de Casanova. Cuando llegó el asalto final a Barcelona por las tropas borbónicas recordaré que, los defensores estaban compuestas por tropas catalanas, pero también por tropas andaluzas casi nunca las mencionan, por tropas castellanas tampoco se mencionan, por tropas madrileñas ¡madrileños defendiendo Barcelona! A esos ni en broma se debe mencionar y no quiero olvidar a las tropas aragonesas. En la Gran Enciclopedia de Catalunya, no recuerdo que las mencionen.

Vuelvo al “héroe”, cuando las tropas borbónicas iniciaron su ataque final pillaron a Rafael de Casanova en brazos de Morfeo, se presentó a la carrera en la muralla de Barcelona con el estandarte de Santa Eulalia para arengar a los defensores, como contrapartida, recibió un tiro en una pierna. Lo retiraron de las murallas y lo llevaron a un colegio para que le hicieran una primera cura. Cuando la ciudad pasó a manos de los asaltantes el aprovechó para quemar los archivos comprometedores y haciéndose el muerto delegó para que la rendición de la ciudad la hiciera otro consejero. Y como heroicidad final, se disfrazó de fraile y hulló de Barcelona se escondió en una finca que tenía su hijo en Sant boi de Llobregat. En 1719 fue amnistiado por el rey Felipe V  volvió a ejercer como abogado del reino, que esa era su profesión durante 18 años después de ser amnistiado. Este es el mártir al que cada 11 de septiembre se le homenajea con flores en su monumento en Barcelona.

Este es el bando que divulgó Rafael de Casanova el 11 de septiembre de 1714 a los independentistas hay que recordárselo de vez en cuando o más a menudo: “Se confía, que todos como verdaderos hijos de la Patria, amantes de la libertad, acudirán a los lugares señalados, a fin de derramar gloriosamente su sangre y su vida por su Rey, por su honor, por la Patria y por la libertad de toda España” ni mil palabras más. Cualquier independentista o Pablo Iglesias que quiera contrastar todos estos datos hay una bibliografía amplísima.