• Diario Digital | Viernes, 17 de Agosto de 2018
  • Actualizado 05:24

Cosas, cositas y cosotas.

Cosas, cositas y cosotas.

No hace mucho hemos vivido la primera moción de censura en nuestra joven democracia, Lo de joven con 40 años algunos pueden decir que ya no es tan joven, aunque aún le falta un poco de experiencia.

La moción de censura ganada por la unión de 22 partidos contra el partido que gobernaba fue legal de toda legalidad, aunque se podría hablar de los motivos de cada uno de esos partidos y ya sería harina de otro costal. Alguno de los apoyos al ganador dan un poco de “miedito” sobre todo por las peticiones que le están haciendo. ¿Pero cuál fue el motivo para desear que el anterior presidente no volviera a aparecer por la Moncloa? ¿La corrupción, que no era bonito de ver, que no vocalizaba bien, que era un mal gestor, que era alto, que era de derechas, o no, que se movía poco…etc?

Solo unas cosas, cositas y cosotas de los últimos meses: Imaginaros un presidente que lleve los primeros 45 días de mandato sin hacer una rueda de prensa. Imaginaros a un presidente que en su currículo lo engrose con un master que no ha cursado, o con cargos de dirección que no ha tenido, supongamos que ese presidente elija algún ministro que dura algo menos de una semana con su cartera, España tiene un problema con los separatistas catalanes en materia política y económica y que el presidente se ponga de perfil y en la parte económica no dudará en llenar las arcas de los separatistas y algún nacionalista.

Imaginaros a un presidente que a los partidos que le han apoyado tenga el gesto generoso de darles todas sus peticiones por el apoyo recibido, hay que reconocer que sus deudas las paga pronto o antes. Figúrense a un presidente de un país como España que utilice un avión “Falcon” para asistir a un concierto de su grupo musical favorito y como excusa sea la de visitar a un compañero de partido, lo peor que no se ponen de acuerdo los portavoces por el motivo, que si para apoyar un festival musical y darle su apoyo, festival consagrado desde hace años, o peor, que su portavoz diga que es por motivo de su agenda cultural, en la que por cierto, esa visita no figura.

Si un partido apoya la reunión en apoyo a un gobierno totalitario que reprime a su población y que según las informaciones ya han muerto 300 manifestantes, como mínimo sería portada de algunos periódicos y de programas de algunas televisiones durante un par de semanas. Y si cuando tomó el poder declara que promoverá elecciones lo más pronto posible, para a continuación afirmar que agotará la legislatura (dos años). Se denomina de izquierda pero mantendrá la política que heredó de un partido de derechas.

Pues este presidente y los correligionarios de su partido se dedican a dar lecciones de moralidad al principal partido de la oposición, partido que tiene unos cincuenta diputados más que el que preside este presidente. Dentro de sus reproches al partido que le supera en votos y militantes le sigue acusando de corrupción, por lo visto la corrupción es diferente entre un partido y otro los master de unos, la financiación irregular, la “perdida” de dinero público en algunas comunidades en las que gobierna el partido de este presidente y un larguísimo etc. Es posible que se creyera lo que dijo su actual portavoz en unas manifestaciones gloriosas en la que aseguró “el dinero público no es de nadie”. 

Pues este presidente y este partido no es el Partido Popular (PP) .