• Diario Digital | Domingo, 21 de Enero de 2018
  • Actualizado 11:40

En política se puede hacer de todo, menos el ridículo, o “majaronás”

Tal como acostumbro a hacer para iniciar mis artículos de opinión, dejo un pensamiento que ilustra en parte el artículo.  “Al que juró hasta que ya nadie confío en él; mintió tanto que ya nadie le cree; y pide prestado sin que nadie le dé; le conviene irse a donde nadie lo conozca”. (Ralph Emerson)

En política se puede hacer de todo, menos el ridículo, o “majaronás”

Esta frase atribuida a Josep Tarradellas, el que fue presidente provisional de la Generalidad de Cataluña. De él, se han acuñado bastantes frases y una de ellas es la del título de este artículo; frases que hemos utilizado los que tenemos la costumbre de opinar de política, esta máxima se ha utilizado mucho en Cataluña, sobre todo para poner a ajo y perejil al contrario político.

Esta pensamiento siempre debería de estar vigente en política, pero en este periodo debería de ser de obligado cumplimiento. Querido lector ¿hay algún político con respecto al problema de Cataluña que no haya caído en el más espantoso de los ridículos o “majaronás”,  como los etiqueta un buen amigo?

El manojo de personajes que han hecho el ridículo y que menciono solo a estos pocos, no porque sus meteduras de pata sean superiores a los que no menciono, pero son muy significativos y hay tantos que habría que hacer una tetralogía.

Ridículo, Pablo Iglesias con sus posturas sobre Cataluña y el golpe de Estado, con sus titubeos ha conseguido lo que en el Psoe no lo habían obtenido sus críticas con la boca pequeña a Podemos. Su partido se ha roto en Cataluña y en Madrid de rebote. El todavía no se lo cree, las encuestas le dicen que los votos conseguidos anteriormente se están yendo y en caída libre por el sumidero político, con suerte quedará como grupo residual en el Parlamento.

Ridículo, de Inmaculada Colau, -aprovecho estas líneas para felicitarla, hoy es su onomástica- la posible compañera de viaje hasta el 21 D de Pablo iglesias y Podemos. La señora Colau que tiene más discursos para el momento, que su más que posible aliado Podemos. Se ha declarado independentista, apoyando a los independentistas, se ha declarado anti independentista, criticando a los separatistas,  se ha manifestado en contra del ilegal referéndum, ha apoyado con todas sus fuerzas el referéndum ilegal y no pararía, pero no me quiero dejar a mas personajes con sus “majaronás”

Ridículo, de Puigdemont; Que decir de este personaje impuesto y que nunca se imaginó llegar hasta donde ha llegado, de momento a Bruselas y con la raya del pelo cambiada y con posibilidades de peregrinar hasta Alcalá Meco, el persiste en su error, en España y en Bélgica, este nuevo “Capitán Araña” ha embarcado a todos sus conmilitones y él se ha quedado en tierra –en tierra de nadie- y como un héroe para algunos de sus amigos, como un cobarde para el resto y aún tiene el morro de querer presentarse el próximo 21 D como electo a la presidencia de Cataluña.

Ridículo, TV3, la televisión catalana que hace apología del golpe de estado protagonizado por los independentistas a todas las horas del día y en todas las emisiones, sean del cariz que sean. Televisión pagada por el Gobierno Central, televisión insostenible de no ser por la “generosidad” sin límites que desde Madrid, la financia sin el menor reparo. No ha dejado ni un solo día desde el 1-O de seguir cebando a los golpistas.

Ridículo de Junqueras, ha querido subirse al carro del independentismo, cuando a él solo le interesa subirse al sillón de la Generalidad y como presidente. Ahora es el presidente de una celda y en Madrid, al menos ha ganado el campeonato de ping pong de su módulo. Sorpresas que da la vida, la vida y Puigdemont, le va a dar otra sorpresa, apostará por cualquiera que no sea el para que ocupe su sillón.

Ridículo del bailarín Iceta, este político es peligroso de toda peligrosidad, es capaz de decir lo que sea y lo contrario, él es un independentista, nacionalista, casi cómico y a ratos dice que es del Psoe, aunque él es de Iceta y no le importará aliarse con quien sea con tal de poder llegar a la presidencia, eso sí, tiene la anuencia de su presidente Pedro Sánchez para hacer cualquier cosa, menos el bailar, algo es algo. Menos constitucionalista es de todo y capaz de todo hasta llegar al máximo ridículo político. Pero sobre todo es peligroso porque es el más ladino de todos los que están haciendo el ridículo.

Ridículo de Méndez de Vigo, ha sido de premio su declaración sobre el “problema” educativo de Cataluña. Está clarísimo para el ministro de educación. La educación en Cataluña es un modelo de adoctrinamiento y si el ministro no lo ve, por su declaración no lo ve, es que nunca ha tenido la menor precaución de escuchar a los padres de los alumnos que quieren estudiar en castellano, esto solo como una pincelada.

Ridículo de los catalanistas, por creerse que son una raza superior a los castellano manchegos, leoneses, asturianos, madrileños, extremeños, melillenses o andaluces. Ridículo de los catalanistas separatistas por creer que con sus ridículas ocurrencias se puede gobernar a más de siete millones de catalanes y encima ponen cara como de saber lo que hacen, como icono tienen a Rufián esa joyita de la izquierda.  

Ciudadanos se aprovecha del ridículo de todos los anteriores.

Ridículo, el 155, se ha quedado hasta sin rima, este 155 es un coito interruptus y todo por querer contentar a todos, ¿quiénes son todos? El gobierno de Madrid por dar un guantazo con un plumero, ¿porque no pone en práctica el 149.1.1? y el resto de partidos que han creado un nuevo parque temático en Cataluña, el más grande de España ese será el título de otro artículo “Cataluña, pasen y vean”

“Al que juró hasta que ya nadie confío en él; mintió tanto que ya nadie le cree; y pide prestado sin que nadie le dé; le conviene irse a donde nadie lo conozca”. (Ralph Emerson)

A. Doctor