• Diario Digital | Lunes, 18 de Diciembre de 2017
  • Actualizado 15:48

¿Quién es el jefe de la oposición?

“Para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante facilidad” Miguel Delibes

¿Quién es el jefe de la oposición?

Corren malos tiempos para la lírica. No se sabe quien canta peor si Pablo Iglesias o Pedro Sánchez, Vamos a tener un verano calentito y un otoño tormentoso. Está demostrado que Rajoy no se altera ni aunque se siente en una piedra en la que debajo vivan una familia de alacranes, así que estos dos líderes de sus respectivos partidos no son los que le van a poner nervioso.

Iglesias y Sánchez están dispuesto a dar el cante a la primera oportunidad. Si uno insinúa que va a montar una moción de censura al presidente el otro se le adelanta, como ha sucedido con la undécima amenaza de moción de censura. Uno al otro y el otro al uno se jura apoyo para poner en marcha el “cordón sanitario” que acabe con el Partido Popular. Que tengan cuidado no sea que ese cordón se lo hagan uno al otro y dejen a Rajoy más feliz que viendo al Real Madrid ganando una supercopa o la liga

Rajoy con el tiempo se está volviendo cada vez más estresante por no estresarse, no será este dúo el que lo saque de sus casillas. Él está sentado en los escalones del Congreso, al lado del león de la derecha, viendo con una medio sonrisa en su rostro como se están desmantelando Podemos y el Psoe con sus guerras intestinas. Sánchez con su espinita en Andalucía, su indecisión en Catalunya, Baleares y Valencia. Podemos en… todas sus mareas, compromisos, ayuntamientos y Garzón.

¿Se jugaran a los chinos quien hará de líder de la oposición en el Congreso? Tengamos en cuenta que el tercero (Iglesias) se postula como primero por delante del segundo (Sánchez) que es por votos el primero. Un lio, así que tendrán que llenar los titulares de los periódicos con ocurrencias para demostrar que el que primero salga es el líder con el enfado consiguiente del otro y Rajoy riéndose de los dos. Podemos es un verdadero caos con cada grupo mirando para cualquiera de los puntos de la rosa de los vientos, deberíamos convertirnos en amish según estos partidos. Lo primero que deberían decir es que España quieren y como quieren llegar a esa España, ¿plurinacionalidad? ¿O un régimen bolivariano?

Los conmilitones de cada uno de los partidos empezaran a seguir las indicaciones de sus respectivos líderes para defender sus posturas y el que no las abrace será un enemigo más, enemigo que no rival. Solo hay que ver cómo ha afectado la entrada en el gobierno de Page de Podemos ¿consecuencias? Alguna dimisión y acusaciones de que solo les importa es sentar sus casi reales posaderas en un sillón.

Hay un tercer actor, Albert Rivera, este es más difícil de ubicar, es capaz de apoyar a uno al otro y a Rajoy, que duro tiene que ser el día a día de Rivera, también tiene la habilidad de no apoyar a ninguno de los tres y quedarse tan pancho con su escaso porcentaje y venderlo como que gracias a él y a su partido España está saliendo de la crisis. Así que el dilema sigue. El PP mira de reojo a Ciudadanos, no se fía para nada de su apoyo, creen en petit comité que a Ciudadanos solo le interesa el PP como lanzadera para tomar posiciones y fortificar sus bases. Y a lo peor no están equivocados.

Cualquiera de estos partidos van a aprovechar el tórrido verano para atacar al de al lado, no al de enfrente, con el menú que nos está dejando la canícula, emigración, turismofobia, plurinacionalidad, el paro, la creación de empleo, Venezuela, el machismo, el feminismo y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid el franquismo, esa serpiente de verano que ya dura cuarenta más cuarenta años y por supuesto el monstruo del lago Ness que es el manido referéndum en Catalunya. Con todo ese coctel nos desayunaremos cada mañana hasta que empiece lo de verdad: elecciones en Catalunya, Andalucía y no descarto elecciones generales.

Quien de los dos, Iglesias o Sánchez, serán capaces de poner más titulares en las televisiones para demostrar quién es el líder de la oposición. Lo gracioso es ver las caras y los gestos que ponen para hacer denuncias y reclamaciones, no sé cuál de los dos pone un rictus más duro, yo no sé ustedes queridos lectores, si han llegado a la misma conclusión a la que he llegado yo cuando los veo con ese rictus torcido mirándome fijamente desde la pantalla de la tele, lo primero que se me ocurre es que tienen un apretón por culpa de comer algún marisco en malas condiciones, esta época es mala para esos manjares.

Pero  no les recuerdo que tras la crítica al gobierno de turno, sea propio o ajeno, ellos tiran a todo lo que se mueva, aporten alguna solución a lo que están criticando o al menos una pincelada que haga creer que hay algo más de la crítica por la crítica. De todo ese menú del que hablaba anteriormente, intenten recordar una sola aportación para solventar esos problemas, por lo que llego a la conclusión que, solo es postureo para agradar a un posible votante, por eso cuando llegan al poder esos políticos nos encontramos que hacen buenos a los anteriores. Son algo más que lamentables.

Como siempre os dejo una frase que ha inspirado en parte este artículo: “Para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante facilidad” Miguel Delibes

A. Doctor