• Diario Digital | Viernes, 16 de Noviembre de 2018
  • Actualizado 12:22

Quién es quién 2018. Sector Formación

Quién es quién 2018. Sector Formación

1.BREVE VALORACIÓN SEL SECTOR

Para entender la dimensión y el valor estratégico de la Formación en el momento presente no hay más que mirar al conjunto de indicadores que muestran cómo el grado de bienestar de cualquier colectividad está directamente relacionado con el nivel socioeducativo de sus individuos. El análisis y comprensión de esta realidad nos da la medida de la importancia que este sector juega en el desarrollo de una sociedad. Un breve vistazo a las cifras económicas de los últimos años nos muestra que la formación reglada y, más concretamente, la enseñanza privada no universitaria sigue gozando de buena salud en España, una evolución positiva que se traslada a Andalucía y a Málaga, segunda provincia de la región, tras Sevilla, por número de empresas dedicadas a la prestación de servicios educativos. El volumen de facturación de los más de 4.000 Centros Docentes Privados existentes en la geografía nacional –495 en Málaga si tenemos en cuenta los Centros de Educación Infantil de 0 a 3 años, según datos del Ministerio de Educación- ascendió el pasado ejercicio a más de 2.200 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 2,3% respecto al ejercicio anterior, una tendencia que se cumple de igual forma en la enseñanza privada malagueña y que se va a mantener al alza al menos a medio plazo, según las previsiones para el sector de distintos ‘Observatorios Sectoriales’ como el prestigioso DBK.

2.PRESENTE y CLAVES DE LA SITUACIÓN ACTUAL

Innovación, cercanía, atención a los distintos perfiles de alumnado, búsqueda de la motivación y el talento de los estudiantes trabajando las Inteligencias Múltiples, TIC aplicadas a la adquisición del conocimiento, emprendimiento, deporte y hábitos de vida saludable, modelos didácticos basados en la creatividad y en la consecución de objetivos curriculares a través de la acción práctica. Y, por supuesto, idiomas. Son algunos de los ‘pilares-base’ de las instituciones formativas del ámbito privado, pero los paradigmas están cambiando. En las prioridades de las familias cobran fuerza aspectos relacionados con la educación emocional del alumnado. Los padres y madres no sólo buscan centros de excelencia, si no espacios en los que sus hijos e hijas sean felices, en los que los niños y niñas se sientan plenos. Además quieren participar e implicarse en la educación de los jóvenes. Las personas que hacemos posible la realidad del día a día en cualquiera de las instituciones educativas malagueñas de carácter independiente tenemos la obligación de responder a estas nuevas demandas y estar a la vanguardia en nuestro campo de trabajo. Una actitud abierta, permeable y flexible que nos permita adaptarnos con rapidez a los retos de una sociedad global interconectada y en la que los cambios se producen a una velocidad cada vez mayor. Es precisamente este carácter independiente y el poder contar con un amplio margen de autonomía en la gestión de los recursos -humanos, materiales, funciones directivas, etc.- lo que nos permite implementar las iniciativas necesarias para formar con solvencia a nuestro alumnado.

3.METAS Y FUTURO

En nuestro camino hacia la excelencia y de cara a dotar a nuestros alumnos de un conocimiento más cualitativo y ajustado a la realidad que les envuelve, las instituciones formativas debemos desarrollar iniciativas y programas de enriquecimiento extracurricular que conecten a nuestros jóvenes y estudiantes con el día a día de profesionales de distintos sectores, colectivos empresariales, administración, asociaciones, instituciones de Enseñanza Superior, investigadores. Con la idea de conectar al centro con su ámbito de influencia, debemos trabajar en la construcción de un modelo educativo cercano y permeable. Sólo desde esta posición podremos contar con todos los elementos de juicio necesarios para trazar el rumbo de un enfoque didáctico ajustado a una realidad que no sabemos cómo será a corto plazo, adaptándonos a las exigencias de las familias, de la sociedad y cubriendo las necesidades formativas y de conocimiento de nuestros estudiantes. En nuestro enfoque educativo debemos incorporar iniciativas que estimulen la conciencia social del alumnado, la cooperación en base al trabajo colaborativo, el respeto por el medio ambiente y el fomento de hábitos de vida saludable, claves básicas del trabajo pedagógico por las que, sin duda, debemos seguir apostando.

-Esta filosofía nos obliga a seguir apostando por la innovación, y no sólo en el ámbito de las TIC aplicadas al conocimiento, si no también implementando medidas didácticas sustentadas en la autonomía y creatividad del alumnado, anticipándonos al cambio y dotando a los jóvenes de todos los recursos y de las herramientas que les permitan complementar su formación con acciones concretas que sumen y trasciendan el plano de lo estrictamente curricular.

Antonio Lara

Gerente.

 

Dpto. Comunicación El Pinar