• Diario Digital | Domingo, 19 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 22:26

Catalunya y el cuento de la lechera.

Catalunya y el cuento de la lechera.

Desde hace casi treinta años Pujol y su herramienta CiU, encontraron la gallina de los huevos de oro que era Catalunya, no han parado de hacer la recogida diaria de, los huevos de su gallina ponedora, han explotado tanto a la pobre gallina que ya los huevos que pone son mucho más pequeños y son de plomo. Vieron el cielo abierto para seguir esquilmando a Catalunya y los catalanes, con la decisión que tomó el presidente Zapatero de infausto recuerdo, cuando les prometió que el aprobaría cualquier decisión que se adoptara en el Parlamento de Catalunya.

Pujol se envolvió en la senyera, para que tapara todas sus barrabasadas –caso Banca Catalana, Casinos y un largo etc que continuo su extensa prole- y llegamos a la penúltima ocurrencia, el independentismo, separatismo o secesionismo, les da lo mismo que lo mismo les da. Empezó Arturo Más “El torpe” y lo está continuado Carles Puigdemont, un político que no se ha visto en otra igual.

Ellos han cogido la linde y no se han dado cuenta que ha terminado, pero siguen. El planteamiento de estos nacionalistas con la inestimable ayuda de los antisistema es: Hacienda propia –tendremos un pastizal- nos anexionamos Aragón, Baleares, Valencia, Murcia parte de Andalucía, el Rousillon y Castilla-La Mancha. –Todos estos terrenos es otro pastizal- Las Leyes las crearemos nosotros – los Mas y compañía dejan de ser imputados y no tienen que pagar nada al imperio español, por no cumplir las leyes españolas- seremos el estado veintitantos de la Unión Europea –Otro pastizal por las ayudas europeas que recibiremos- ¡¡¡Importante!!! La deuda con España la hundimos en la fosa más profunda de nuestro enorme territorio, seremos olímpicos y de paso laminamos al olimpismo español y a la que nos lo propongamos un poco seremos Mónaco.

Y todo esto lo han pensado los lumbreras de la CUP, ERC, PDECAT, Junts x si, ANC y por supuesto los socios de Podemos en Catalunya. En todos sus planteamientos no han encontrado ninguna pega que les impida realizar esas tropelías, yo solo les pongo una, ningún organismo nacional o internacional se va a sentar con ellos a dialogar. No se han dado cuenta que nadie a nivel internacional les ha tendido una mano, me refiero a países con gobiernos serios. ¿Y a que le viene a estos señores que hacen de políticos en las instituciones catalanas el lema independentista nacionalista, aparte de mantener la mamandurria de la mensualidad –muy generosa- que están embolsándose?