El Ágora de Alhaurín

  • Diario Digital | sábado, 29 de febrero de 2020
  • Actualizado 04:52

La tormenta perfecta de Pedro Sánchez y compañía

“Lo malo que tiene un país donde el gobierno es débil, no es la fuerza de la oposición, sino la memoria del electorado. (Anónimo)”
La tormenta perfecta de Pedro Sánchez y compañía

Iniciamos 2020 y si nada lo remedia tendremos un gobierno de lo más surrealista que la mente más calenturienta nunca podría imaginar, a las 13:00 del 2020-01-07. La mezcla de ideologías, caracteres y tipologías de los partidos que van a apoyar al hasta ahora presidente en funciones, para que funcione como presidente, algo harto difícil.

De la unión de separatistas, independentistas, populistas, nacionalistas –de derechas-, herederos de ETA, algunos políticos presos y como guinda el escaño de Teruel. Algunos hemos aguantado el debate de investidura durante un par de días y casi hemos intentado descifrar el “programa” con el que hasta ahora presidente en funciones, nos ha ido desgranando las cesiones y concesiones a los partidos a los que les ha rogado, suplicado, exigido e invocado su apoyo ¿discurso de investidura?

Del programa de gobierno de Pedro Sánchez hay que ser muy escéptico en su cumplimiento, por su naturaleza y experiencia demostrada, no está en su condición el cumplir promesas. Ya veremos cuando venga de vacaciones después de jurar su cargo ante el rey, porque se irá de vacaciones después de estar trabajando casi dos semanas. Es la impresión contraria la que produce su vicepresidente Pablo Iglesias, ha puesto el punto de mira en los medios de comunicación no afines, en los jueces que sean díscolos y con los empresarios, ya se pueden atar los machos los interesados. Pablo Iglesias nos dará momentos gloriosos… salvo que tenga problemas con los papeles de Bolivia.

Lo que sí ha quedado patente estos dos días, es la superioridad moral en la Cámara Baja de la izquierda sobre la derecha y centro. Qué decir de la superioridad moral de los socios de Sánchez/Psoe, ERC (El que se permite chantajear a Sánchez y al Psoe desde el atril de la cámara) el diputado de Teruel al que han regado con contratos de unos cuantos de cientos de miles de euros el Psoe de Aragón y Valencia, los populistas de Podemos y sus diferentes vertientes, Bildu y sus hombres de paz o las diferentes derechas nacionalistas con sus ínfulas de supremacistas; estos son parte de la superioridad moral de la izquierda sobre las derechas, extremas derechas o derechas extremas. La conclusión es que quien no esté de acuerdo con los postulados de Pedro Sánchez, es de extrema derecha, que es mucho peor que la extrema izquierda.

Y lo mejor para la oposición, es la que la que le harán los socios del gobierno, al propio gobierno, maravillosos los momentos que nos darán en estos meses el Psoe y sus socios.

“Lo malo que tiene un país donde el gobierno es débil, no es la fuerza de la oposición, sino la memoria del electorado. (Anónimo)”

Editorial